Termodinámica y termotecnia

termodinámica

La termodinámica no se ocupa de los procesos de transferencia de calor, ya que solo estudia los estados inicial y final. Estos procesos entran dentro del ámbito de la termotecnia, que se centra en los procesos de conducción, convección y radiación que determinan los flujos de calor y energía reales.

Las leyes fundamentales que explican los fenómenos termodinámicos se han estudiado a lo largo de la historia a partir del estudio de las relaciones de presión, volumen y temperatura en diferentes sistemas:

Sistemas abiertos: intercambian calor y masa con el exterior (una torre de enfriamiento).

Sistemas cerrados: sólo intercambian calor con el exterior (un recipiente con un émbolo móvil).

Sistemas aislados: no intercambian calor ni masa (un termo ideal).

La termodinámica y termotecnia tiene un gran número de utilidades, desde la producción de energía en centrales térmicas a sistemas de refrigeración, pasando por la ingeniería de edificación.

Las principales aplicaciones prácticas en equipos son máquinas térmicas que aprovechan la transformación e intercambio de energía y calor: motores, turbinas, aire acondicionado, calefacción, calderas, toberas, torres de refrigeración…